Wednesday, October 11, 2006

Parábola del libro "Junto al Maestro"

La fe ciega no sirve para nada, pues en los casos de emergencia siempre falla. La fe basada en una experiencia personal previa se mantiene aun en los momentos difíciles.

En cierta occasion, estaban unos jóvenes estacionados en el pavimento de una avenida tratando de prender el carro que se había apagado súbitamente. Llevaban casi media hora tratando cuando pasó un reverendo.

-Tienes que tener fe, le dijo. – La fe mueve montañas!

- Bien, reverendo. Tengo fe.

Pensando así, intentó prender el auto de nuevo y este prendió automáticamente. El reverendo se puso pálido y dijo para sí, - Imposible! Cómo fue que funcionó?

4 comments:

principemestizo said...

pone a uno a pensar eh?

dirat said...

una vez a un señor le hicieron la siguiente pregunta. señor, es usted ateo?
el responde, si, gracias a Dios.

Chelle said...

prinz- si ombe... no es lo mismo decirlo que vivirlo... :)

dir- jajaja, es verdad. se suele admitir su existencia de una manera u otra. :P

Mauro said...

por eso es que Dios pone en cada uno de nosotros una medida de Fe y esta en nosotros cultivarla.

y en cuanto al reverendo que te digo...
Job32
8 Pero lo que da entendimiento al *hombre es el espíritu[a] que en él habita;¡es el hálito del *Todopoderoso!
9 No son los ancianos[b] los únicos sabios,ni es la edad la que hace entender lo que es justo.